sábado, 6 de marzo de 2021

Vaciate : El amor no se compra

Mucho antes de que los Beatles cantaran "Can´t Buy Me Love", Jesús lo vivió y experimentó. Y es que con el amor de Dios no se juega. No está en venta.

Así que queridos hermanos, hoy Jesús nos pone a prueba. En un mundo tan materialista, donde parece que sólo sirves, si tienes dinero, donde importa más lo que aparentamos, que lo somos....nos recuerda que hemos de vivir desde el amor. 

Claro que las cosas, nos ayudan a vivir y son necesarias, pero cuando el dinero pesa más que el corazón y la conciencia de las personas, hemos elegido el camino equivocado. Para orar y llegar a Dios, no hace falta dinero, pero si personas que tengan un corazón disponile y entregado, que puedan ser espejo de la vida, alegría, y su misericordia.

Reflejándonos en Jesús, podremos ver todo aquello, que nos estorba y nos aleja de las personas,  por lo tanto también de Dios. 

sábado, 27 de febrero de 2021

Súbete a la nube: encuéntrate con Él

No se si has tenido tiempo de buscar ese rato, para alejarnos de tanto ruido y encontranos con nosotros mismos. En este día las lecturas nos hablan de la Transfiguración de Jesús y la nube. 

 En el mundo de hoy, se nos llama a guardar muchos de nuestros datos y archivos en la nube. Es gratuito si te ocupa poco espacio, pero si has de archivar o poner a resguardo mucho material, entonces tienes que empezar a pagar. Todo ello para que lo tengamos, en un lugar seguro.

Si. Necesitamos retirarnos, para encontranos con Él. Al fin y al cabo, consiste en que deposite mi confianza en su persona. No consiste tanto en creer más o menos, sino en pensar, buscar, diseñar, que tipo de relación, amistad ( o como desees llamarlo) tengo con Jesús. 

Esa es la nube. Sentirte seguro a su lado, porque su amor te envuelve y te ayuda a estar mejor, más tranquilo y centrado e tu vida.

Haz la prueba: no hables tanto. Mirale, deja que te mire. Te sentirás algo mejor, por muy difíciles que sean tus circunstancias actuales. No vas a conseguir milagros, ni grandes cambios instantáneos, pero quizás tu corazón respire más calmado.  Las prisas de nuestro mundo no sirven para cuidar y gestionar la salud de nuestras personas. Y además es gratis. ¿ Te animas a probarlo?.

 


sábado, 20 de febrero de 2021

Cuaresma: tiempo para renovar nuestras vidas

 En esta semana, hemos iniciado este tiempo tan especial de la Cuaresma. Por lo tanto, vamos camino hacia la próxima Pascua, una vez más.

La cuaresma es una oportunidad. Nunca he comprendido, aquellos que lo tiñen todo tan oscuro, para recordanos una y mil veces que somos pecadores y que hemos de pagar por nuestras malas acciones. 

Jesús se retiró al desierto. Osea una invitación a mirar nuestra vidas desde una perspectiva diferente. Ahora más que nunca en tiempos de pandemia. 

Desde la paz y tranquilidad (si la realidad cotidiana nos lo permite),  poder contemplar quienes somos, donde estamos y que necesitamos realmente para vivir mejor, para sentirnos agusto con nosotros mismos y con aquellos con los que compartimos nuestra vida. Una aventura, apasionante y supongo que a veces difícil. 

¿ Con que ilusión comienzas la Cauresma? ¿ Qué vas a hacer durante todo este tiempo? ¿Que oportunidades crees que te da la vida, para tratar de vivir algo que renueve tu Espírtu?....

viernes, 5 de febrero de 2021

Que difícil es ser anciano.

 Ahora que estamos viviendo en tiempos de pandemia y que tanto se habla de nuestros mayores, quiero dejaros esta profunda reflexión, que una persona de 92 años ha escrito. Cuando se la escuché, me quede impresionado, por su manera de leerla y comunicarla.....

" Llegar a ser anciano, es bastante fácil, porque es cuestión de tiempo; pero ser anciano conscientemente, es difícil. La mayoría de las personas van comprobando que pierden lentamente, no solamente la salud corporal, sino también las potencias del alma: memoria, entendimiento y voluntad. En contrapartida, va acumulando vivencias, recuerdos,satisfacciones, penas.


La mayor parte de las personas ancianas han vivido situaciones diversas, atravesando todo el escalafón familiar: han sido nietos, hijos, padres y abuelos. Así, se sienten protagonistas y espectadores del gran espectáculo de la vida, porque han reunido un rico caudal de experiencias, que ahora tristemente pueden usar, ya que las personas con quienes pretenden dialogar, rechazan sus palabras sin apenas oírlas, no les escuchan; y solamente ven en ellos su deterioro físico, ya que son lentos para andar, para hablar, para pensar y recordar.


Ciertamente es difícil ser anciano; y quien se revela contra su propia vejez o ancianidad, ennegrece el horizonte de su vida, como si llevase a cuestas el luto que deberían llevar por él después de su muerte. Nadie quiere que le consideren viejo; y muchos pretenden ocultar sus años tiñéndose las canas, mintiendo descaradamente sus años y falseando su propio carnet de identidad. Pero la realidad es que los años vuelan con imparable velocidad, y pesan sobre nuestras vidas. Un asilo de ancianos o una residencia de la tercera edad, pueden ser nuestra propia y última casa, nuestra estación terminal; y tal vez sean el lugar de nuestro último con el Señor en esta vida terrena.


SEÑOR: cuando al tronchar mi existencia, venga la muerte a mi lecho:concédeme tu clemencia; y expirar sobre tu pecho. Y, haz que mi vida turbada por la agonía que asoma, se encuentre con la mirada de tus ojos de paloma. Que mis labios temblorosos de la muerte al beso frío, por vez postrera amorosa digan, “ Te amo, Dios mío”.


Tu cruz calme las angustias y penas de mi muerte; y que mis manos mustias, no dejen de sostenerte. Con ansia deseo verte; y por eso quiero sentir en mi frente, de la muerte el frío beso. Y, en mi última agonía, concédeme este consuelo: que en los brazos de María vuele a los tuyos del cielo."




martes, 1 de diciembre de 2020

Espíritu : calma en las prisas

 Ayer a la tarde, tuve la suerte de poder bendecir el hogar de una familia. Bendecir, decir bien a Jesús de esas personas. De su proyecto de vida, de sus necesidades. Pero sobre todo, de ayudar desde la sencillez, a llevar un poco de paz, en medio de las prisas del día.

Sentarnos un momento. Invocar al Espíritu Santo y dejar que su presencia derrame paz en el corazón y en tu ser. Aunque sólo sea en cinco minutos. 

 

Ven Espíritu de Dios, bendice tantos hogares necesitados de tu aire transformador,

llévales tu creatividad e ilusión por renovar un nuevo día, 

dales el equilibrio para sobrellevar el trabajo desde la serenidad,

para dialogar en medio de  la tormenta,

para sonreir en medio de las dudas e incertidumbres.

 

 

jueves, 26 de noviembre de 2020

Adviento : Luz y esperanza en la oscuridad

 

En estos tiempos de pandemia, en el que el mundo ha cambiado tanto, iniciamos un nuevo Adviento. Miramos el ayer que se nos fue, deseando recuperar algo que ya no puede volver. Y a la vez queremos adivinar que nos traerá mañana…y el tiempo parece que se nos escapa, casi sin darnos cuenta, a una velocidad endiablada….

Reconozcámoslo. Todos andamos un poco tristes. Cabizbajos. ¿Dónde se ha quedado la Vitamina ABC (abrazos, besos, caricias)? Necesitamos reaccionar y tomar el pulso a nuestra vida.

El Adviento puede ser un tiempo especial para recuperar la ilusión en nuestras vidas. Todos sabemos que las próximas Navidades serán diferentes. Tu tienes la llave de tu corazón.

En medio de la oscuridad, seguro que hay algún destello de luz que te haga vibrar. 


Por muy difíciles que estén las cosas, puedes acariciar y cuidar la paz en tu persona. Soy consciente de que a veces los ritmos de vida, son agotadores y no dan tregua. Anímate, busca, algún resquicio donde puedas dar respiro a tu mente.

 

Regálate algo de tiempo, para ti. Si tú estás bien, o por lo menos algo mejor, seguramente el mundo seguirá parecido, pero la forma de recibir y encarar las situaciones difíciles, serán más llevaderas. No debes perder la esperanza mi querido amigo.

Que tengas un buen viaje en la noche.


jueves, 28 de mayo de 2020

Respeto, dialogo y vergüenza.


Cuantas  personas han fallecido por la pandemia. Cuantas siguen muriendo a lo largo del mundo. Cuantas familias destrozadas en su soledad y dolor. Por favor no las olvidemos. Jugamos con las cifras de muertos, como si fueran numeros de un carnet. ¡Que más da 2.000 más o menos!
Tengamos un poco de respeto a las personas, a sus corazones, a su sufrimiento.

¿ De que nos sirve el luto institucional?. Asistimos a la vergüenza nacional de una clase politica, que lucha y se insulta por sus intereses, crispando y dividiendo a la sociedad, en medio de una crisis saniaria y económica sin precedentes.Más les valdría bajarse el sueldo y compartirlo con tantos necesitados.

Cuanto más diálogo, comprensión, capacidad de escucha necesitamos, cada día vivimos rodeados de noticias falsas. rumores, insultos y desprecios de todos los tipos y colores. Inmensa la tristeza que me acompaña por momentos.

Y la responsabilidad de las personas. ¿ Acaso hemos olvidado los aplausos que hasta hace bien poco, reinaban en nuestras calles?. Es sorprendente ver a tanta gente por la calle, sin mascarilla, ni distancias, ni sentido común..... ¿ Hemos aprendido algo?.

Necesitamos  tejer, construir y recobrar la ilusión,esperanza y confianza.....Por ello me quedo con tantas personas de un corazón noble y solidario. Aquellos que desde ambitos bien diferentes de nuestra sociedad, han dado lo mejor de sí para entregarse a los otros.Y lo siguen haciendo a diario. Ellos son el pulmón por el que respira el mundo.

A ellos les doy las gracias, porque unidos somos semilla de esperanza para esta casa grande y azul que compartimos todos.