martes, 26 de mayo de 2020

Solidaridad en la Oración


Vivimos tiempos dificiles. El coronavirus ha transformado muchas costumbres de nuestra vida cotidiana. Una de las pregunats que muchas personas comparten, es si toda esta crisis, que ya reina entre nostros, nos ha servido de algo, para aprender de cara al futuro de nuestras vidas.
Está claro, que además de la vida material, tenemos una conciencia que va mucho más allá de lo que podemos imaginar. A veces nos sentimos atrapados entre las cosas y objetos que usamos en el día a día.

Hay un regalo muy especial, que no cuesta dinero y que es buenísimo tanto para el que lo hace, como para  el que lo recibe. Es la oración. En las prisas, soy capaz de recordarme de otra persona. de su vida y necesidades. Con nuestra imaginación, la abrazamos y cuidamos. Le deseamos lo mejor y por ello la tenemos presente. Algo precioso. No hace milagros, pero posibilita que las cosas sean, puedan ser más llevaderas.

Ante tanto dolor, sigue orando y regalando buenas vibraciones a la otra persona. Hay cientos de maneras de orar : con una canción, paseando, escribiendo, meditando, estando en silencio, en la capilla, sentado en un banco, contemplando la naturaleza.
Jesús siempre nos acompaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario